YerbaSana.cl
Sanate con hierbas, Salud Natural
Para Publicar haga click aqui | Categorías

/ Lunes 18 de Mayo del año 2009 / 18:11 Horas.

Reflejoterapia masaje en los pies
Historia y origen de la reflexoterapia como aplicar esta terapia...

REFLEJOTERAPIA
Un masaje en los pies con fines curativos

Historia

La reflejoterapia es una disciplina de orígenes muy remotos que trata las enfermedades mediante la estimulación manual de las plantas de los pies: éstas se hallan divididas en zonas que se llaman reflejas porque se les atribuye una relación con partes distantes del organismo. No se sabe a ciencia cierta cómo actúa el tratamiento, pero quienes lo practican suponen que el masaje en esas zonas restablece el flujo de energía que, según se cree, circula por el cuerpo a través de ciertos canales invisibles y cuya interrupción es causa de diversos padecimientos.
Los pies se consideran como un espejo del organismo: cada uno representa la mitad del cuerpo situada de su mismo lado: las distintas zonas reflejas en que se dividen las plantas corresponden a otros tantos órganos internos y externos: los dedos gordos representan la cabeza, y los demás dedos, los senos paranasales.
Al parecer, la reflejoterapia se originó en China hace unos 5.000 años junto con otros sistemas curativos basados en técnicas de presión destinadas a corregir las alteraciones del flujo de energía vital en diversas partes del cuerpo (ACUPUNTURA, MOXIBUSTIÓN, DIGITOPUNTURA y SHIATSU).
También los antiguos egipcios empleaban una forma de reflejoterapia, como lo demuestra una pintura mural del tercer milenio a.C. hallada en una tumba de Saqqará, al sur de El Cairo.

Origen

Las primeras noticias sobre la reflejoterapia llegaron a Occidente hacia 1913, cuando el otorrinolaringólogo estadounidense William Fitzgerald introdujo la TERAPIA DE ZONAS, forma de reflejoterapia que admite la utilización de instrumentos especiales además de las manos y cuyo tratamiento no se limita a estimular las plantas de los pies.
Fitzgerald dividió la superficie del cuerpo humano en 10 franjas de energía vital, de igual anchura todas ellas, a las que llamó zonas. Dichas zonas parten de los dedos de los pies, suben hasta la cabeza y de allí descienden nuevamente hasta los dedos de las manos. En caso de dolor en un oído, por ejemplo, la terapia de zonas recomendaría aplicar presión en cierto punto situado en la misma zona que ese oído para conseguir un efecto anestésico.
A principios del decenio de 1930, otro médico estadounidense, el doctor Shelby Riley, tuvo noticia de los descubrimientos de Fitzgerald y se interesó por ellos. Pero fue su fisioterapeuta, una mujer joven llamada Eunice Ingham, quien realmente asumió la responsabilidad de continuar efectuando intensas investigaciones en el campo de intervención que ahora conocemos como reflejoterapia.
Después de investigar y trabajar con miles de pares de pies, Ingham confirmó los descubrimientos de Fitzgerald: las partes del cuerpo relacionadas con reflejos se hallaban congestionadas. Y, además, al trabajar sobre dichas zonas durante varias sesiones de terapia, casi siempre se podía restablecer un buen estado de funcionamiento en ellas.
Para dar publicidad a la reflejoterapia, en 1938 Eunice Ingham publicó sus hallazgos en un interesante libro titulado Las historias que pueden contar los pies, y fundó un instituto de reflejoterapia con el fin de atender a una multitud de personas interesadas. Empezó a dictar conferencias en varias escuelas de medicina, y al cabo de unos años estaba enseñando esta terapia por todo Estados Unidos y Canadá.
En 1973 fue fundado el Instituto Internacional de Reflejoterapia para fomentar su técnica, ahora conocida como el método Ingham. Desde entonces, la reflejoterapia ha llegado a ser una de las terapias naturales de mayor crecimiento. Actualmente, el sistema de seguridad social de Dinamarca ofrece la posibilidad de seguir esta terapia, siempre que haya sido prescrita por un médico especialista.

Aplicaciones de la terapia Aunque los reflejoterapeutas no pretenden curarlo todo, aseguran que el tratamiento puede aliviar numerosas molestias leves, entre ellas la rigidez y el DOLOR DE ESPALDA, ciertos TRASTORNOS DIGESTIVOS, la MIGRAÑA, algunos TRASTORNOS MENSTRUALES, la SINUSITIS, la TENSIÓN MUSCULAR y el ESTRÉS.
Empleada como auxiliar del tratamiento ortodoxo, la reflejoterapia también es útil en el caso de padecimientos más graves. No obstante, los propios terapeutas desaconsejan el tratamiento durante el EMBARAZO y en caso de ARTRITIS en los pies, DIABETES. TRASTORNOS CARDIACOS, OSTEOPOROSIS, flebitis (inflamación de una o más venas) o TRASTORNOS TIROIDEOS.
En busca del terapeuta adecuado Como la reflejoterapia es un arte tradicional respaldado por la experiencia y no por estudios científicos formales, puede prestarse a la charlatanería. Por eso la decisión de consultar a un reflejoterapeuta debe basarse en la recomendación de un médico o de una persona de absoluta confianza que haya comprobado su integridad y su competencia profesional.

La consulta Después de un interrogatorio médico encaminado a evaluar sus antecedentes de salud, el terapeuta pedirá al paciente que se recueste cómodamente en un sillón, con los pies descalzos y en alto. Antes de iniciar el tratamiento practicará un examen en busca de enfermedades infecciosas como el PIE DE ATLETA, signos de desnutrición o CALLOS (que pueden dificultar la circulación) y, en cualquier caso, recomendará las medidas curativas pertinentes.
Luego, tras espolvorear talco en los pies, les dará un suave masaje general para que el paciente se familiarice con la técnica y no sienta cosquillas.
Sea cual sea el trastorno, el terapeuta estimula sucesivamente todas las zonas reflejas de ambas plantas, oprimiéndolas con el dedo pulgar; la hipersensibilidad en alguna de ellas se interpreta como síntoma de desequilibrio de energía en la parte respectiva del cuerpo, lo que hace necesario concentrar allí el masaje. El tratamiento suele distribuirse en sesiones de una hora de duración, primero cada semana y luego cada dos o tres. Los padecimientos específicos requieren casi siempre de seis a ocho sesiones en total. En cualquier caso, si después de la tercera sesión no se experimenta alivio y una sensación de bienestar general, se hará bien en buscar otro tipo de atención.
En ciertos casos los síntomas se exacerban temporalmente después del tratamiento, lo que puede indicar una reacción curativa del cuerpo. En esos casos conviene esperar un tiempo razonable y, si al cabo de él no se producen los resultados apetecidos, abandonar en definitiva la reflejoterapia para no complicar las cosas.
El punto de vista ortodoxo
No se han realizado suficientes experimentos clínicos para demostrar las virtudes curativas que se atribuyen a la reflejoterapia; sin embargo, es posible que la estimulación de las plantas de los pies tenga un efecto relajante, y nunca es perjudicial, salvo en los casos en que se requiere un tratamiento ortodoxo oportuno y éste se retrasa por su causa.




YerbaSana.cl - Terapias alternativas - Reflexologia
seminario practico de reflexologia podal
Taller de tecnicas al pie
masajes descontracturantes y terapéuticos, reflexología, aromaterapia
Consultas en huerfanos con amunategui
instituto de reflexologia cursos clases
Diurnas y vespertinas
escuela de reflexologia curso intensivo
Reflexologo clinico
reflexologia podal
La reflexologia es un placer y el placer produce belleza
reflexologia
Masajes de relajación, drenaje linfatico,masajes metamorfico
reflexologo clinico reflexologia terapeutica
Sesiones cursos tratamientos
sanación y arte terapias alternativas
Constelaciones familiares tecnicas holisticas
academia de reflexologia dipanhyc
Reflexologia con registro ante el icat

Ver todo el listado de Reflexologia



Su aviso ha sido visto 3727 veces

Sitios amigos SerAgro.cl JaJa.cl AviMetro.com Rie.cl Destacados